EL DENARIO DEL SUEÑO – Marguerite Yourcenar

Se calló tras aquellas palabras que, sin él saberlo, asimilaban a María con las antiguas diosas favorables a quienes el hombre nunca dejó de rezar. En efecto, el órgano acababa de lanzar, por encima de sus cabezas, su grito ronco, demasiado inesperado para parecer claramente el comienzo de un canto. Un segundo acorde dio la explicación del primero. Se desplegó un encadenamiento de preguntas pertinentes y de respuestas del que nadie entendió ni una palabra, a no ser el organista ciego, allá arriba, pero todos lo encontraron muy hermoso: un mundo matemático y puro fue edificándose, transformado por tubos y fuelles en ondas sonoras; el preludio encubrió incluso el ruido amortiguado de los autobuses y taxis de Roma que, de no ser por la música, hubieran continuado oyéndose, aunque la gente estaba ya demasiado acostumbrada a ellos para percibirlos. La salutación que se celebraba en una capilla lateral era seguida distraídamente por un extranjero a quien había atraído allí la celebridad de un fresco de Caravaggio, así como por unas cuantas mujeres entre las cuales a Giulio Lovisi ni siquiera se le ocurrió identificar a una muchacha vestida con traje de viaje, que no era sino su conmovedora inglesa. 

SINOPSIS

La historia de un atentado antifascista en la Roma de Mussolini reúne en la ciudad a una serie de personajes que se ven unidos por la imparable concatenación de acontecimientos. Una moneda de diez liras pasa de mano en mano creando un vínculo alegórico entre personajes y temas, que se entrecruzan en estas páginas como transeúntes en las calles. El denario del sueño contiene además una sutil y terrible reflexión sobre el paso del tiempo, el enfrentamiento entre la realidad y la imagen —magistralmente desarrollados en el encuentro erótico entre Alessandro y Angiola en un pequeño cine de barrio— o la impotencia del hombre ante un orden de las cosas más esencial que él mismo.

Temas recurrentes en la obra de Marguerite Yourcenar, reconocida como una de las más hábiles artesanas de esa difícil y oscura sustancia que es la experiencia humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s