LAS RATAS – Miguel Delibes

Por San Dámaso, la señora Clo, la del Estanco, mandó razón al Nini y le condujo hasta la pocilga: —Tienta, hijo; ya está metido en arrobas, creo yo. El niño midió el marrano: —Tiene una cuarta de lomo —dijo. Pero llovía y nada se podía hacer. Para San Nicasio escampó, mas el Nini oteó el…

EL PRINCIPITO – Antoine de Saint-Exupéry

El cuarto planeta estaba ocupado por un hombre de negocios. Este hombre estaba tan abstraído que ni siquiera levantó la cabeza a la llegada del principito.    —¡Buenos días! —le dijo éste—. Su cigarro se ha apagado.    —Tres y dos cinco. Cinco y siete doce. Doce y tres quince. ¡Buenos días! Quince y siete…

EL RUIDO DE UN TRUENO – Ray Bradbury

—Muy bien —continuó Travis—, digamos que accidentalmente matamos aquí un ratón. Eso significa destruir las futuras familias de este individuo, ¿entiende? —Entiendo. —¡Y todas las familias de las familias de ese individuo! Con sólo un pisotón aniquila usted primero uno, luego una docena, luego mil, un millón, ¡un billón de posibles ratones! —Bueno, ¿y eso…

LAS LÁGRIMAS DE SHIVA – César Mallorquí

El despertador marcaba las seis menos diez de la madrugada cuando regresé a mi dormitorio. Sabía que no iba a conseguir dormirme de nuevo, así que ni siquiera lo intenté y me quedé tumbado sobre la cama con la vista perdida en el techo, pensando. Me sentía muy confundido. El fantasma de Beatriz había escrito…

EL CÓDICE 632 – José Rodrigues Dos Santos

—¿Y lo del recuento de las letras y el Árbol de la Vida? —preguntó Tomás, mientras escribía afanosamente en su libreta—. ¿Dónde encaja eso? —Profesor Noronha, está hablando de dos cosas diferentes —repuso Solomon—. Lo que usted llama recuento de letras es, supongo, la gematría. Esta técnica consiste en la obtención del valor numérico de…

BAJO LA MISMA ESTRELLA – John Green

-Me llamo Hazel. Augustus Waters fue el fugaz gran amor de mi vida. La nuestra fue una historia de amor épica, y no profundizaré más en el tema para no hundirme en un mar de lágrimas. Gus lo sabía. Gus lo sabe. No voy a contaros nuestra historia de amor porque, como todas las historias…